Bien ve ni dooooooooooossssssssssssss

Bienvenidos a mi blog a todos aquellos que anhelaron con impaciencia leerme alguna vez, seguir leyéndome si ya lo hicieron antes, ver alguna de las fotos que hago o deshago, alguno de mis dibujos o piruetas mentales (yo les llamaría "derrames"), mis pinturas al óleo, acuarelas, pasteles (uhmmm rico rico) cabroncillos, digo, carboncillos, experimentos digitales, caricaturas retratos o monstruosidades (que las habrá, no digo que no) que salgan de mi perola a través de mis manos, con la ayuda de mis ojos y a pesar de mi capacidad de raciocinio. Y, como dice una de mis numerosas sobrinas, todo esto será... pooooooooco a pooooooooooco jajuja. Por cierto, todas las imágenes y los textos de mi blog son de mi única y absoluta autoría (cuando no lo sea aviso)... y para disfrute de quien sepa apreciarlo :-D

miércoles, 18 de enero de 2017

La puerta azul


Ayer andaba a paso rápido por una calle poco frecuentada, con una tarea metida entre ceja y ceja que apremiaba una solución, cuando pasé junto a una gran puerta que llamó mi atención con tal fuerza que me detuve frente a ella.

Me quedé extasiado mirándola. Era más bien un portón, con dos grandes hojas, unidas por un cerrojo artesanal.


Cuanto más la miraba menos puerta me parecía ver, y más un corazón. Un corazón lastimado.

En un tiempo debió ser nueva, orgullosa, segura de sí misma frente al mundo. Pintada de azul cielo, deslumbrante en su simple juventud. Accesible a cualquiera que deseara traspasarla y conocer cuanto hubiera en su interior. Henchida de generosidad por ser tan bella.

Hoy, demacrada, con heridas en su superficie y quizás también más profundas, con pintadas faltas de respeto, con golpes nacidos de la insensibilidad o del miedo, emanaba un aroma, mezcla de abandono y tragedia.

Puse mis manos abiertas sobre ella y noté mis propios latidos en las viejas vetas de madera.

Por alguna razón deduje que desde hacía mucho tiempo no se abría a nadie, excepto para mantener una pizca de la dignidad que el desaprensivo paso de los años le fue arrebatando sin apenas un guiño de misericordia.

La puerta azul-fotografía que realicé el 12-12-2016