Bien ve ni dooooooooooossssssssssssss

Bienvenidos a mi blog a todos aquellos que anhelaron con impaciencia leerme alguna vez, seguir leyéndome si ya lo hicieron antes, ver alguna de las fotos que hago o deshago, alguno de mis dibujos o piruetas mentales (yo les llamaría "derrames"), mis pinturas al óleo, acuarelas, pasteles (uhmmm rico rico) cabroncillos, digo, carboncillos, experimentos digitales, caricaturas retratos o monstruosidades (que las habrá, no digo que no) que salgan de mi perola a través de mis manos, con la ayuda de mis ojos y a pesar de mi capacidad de raciocinio. Y, como dice una de mis numerosas sobrinas, todo esto será... pooooooooco a pooooooooooco jajuja. Por cierto, todas las imágenes y los textos de mi blog son de mi única y absoluta autoría (cuando no lo sea aviso)... y para disfrute de quien sepa apreciarlo :-D

jueves, 9 de febrero de 2017

Un nuevo amanecer

Uffff... Esta mañana me ha costado mucho levantarme. 
En un épico esfuerzo mental, he conseguido ponerme en pie y estirar el cuerpo, elevar los brazos, los dedos en alto al máximo de mis posibilidades. 

Las acuarelas del amanecer empezaban a mostrarse en toda su intensidad, con líricos rojos y naranjas. Abrí las hojas de la ventana y un aire fresco bailó alrededor de mi cara y jugó con la humedad de mis ojos. A lo lejos, solo algunas luces delataban entre las sombras las grúas del puerto, que parecían pequeñas cabezas melancólicas, huecas de esperanza. 

Abajo, a casi 40 metros de profundidad, diminutos puntos andaban apurados de un lado para otro. Ni los semáforos en rojo detenían su apresuramiento. 

Un día más imaginaba que el sol era como una gran tarántula de luz trepando por las paredes que colgaban al otro lado del horizonte, y que sus ojos, múltiples faros gigantes, repartían sus haces de luz en todas direcciones, hasta que al llegar a la cima, nos veía una vez más, afanosos con trivialidades en vez de quedarnos con la boca abierta, viéndola trepar por el cielo de cristal rosa y azul, sobre nuestras cabezas.

Cierro la ventana y apoyo la cabeza en el cristal. Hoy va a ser uno de esos días en los que disfrazarme, va a doler hasta la lágrima.


Amanecer en Valencia - fotografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario