Bien ve ni dooooooooooossssssssssssss

Bienvenidos a mi blog a todos aquellos que anhelaron con impaciencia leerme alguna vez, seguir leyéndome si ya lo hicieron antes, ver alguna de las fotos que hago o deshago, alguno de mis dibujos o piruetas mentales (yo les llamaría "derrames"), mis pinturas al óleo, acuarelas, pasteles (uhmmm rico rico) cabroncillos, digo, carboncillos, experimentos digitales, caricaturas retratos o monstruosidades (que las habrá, no digo que no) que salgan de mi perola a través de mis manos, con la ayuda de mis ojos y a pesar de mi capacidad de raciocinio. Y, como dice una de mis numerosas sobrinas, todo esto será... pooooooooco a pooooooooooco jajuja. Por cierto, todas las imágenes y los textos de mi blog son de mi única y absoluta autoría (cuando no lo sea aviso)... y para disfrute de quien sepa apreciarlo :-D

viernes, 3 de marzo de 2017

Chupándose el dedo

Era su coletilla preferida. La solía soltar en todas las tertulias familiares, en las conversaciones con los amigos y, lo que es peor, en las entrevistas que concedía a diferentes cadenas de televisión.
No había referencia a su persona o a su trabajo que no la concluyera con un: "¡...que una ya no se chupa el dedo!" y quienes la escuchaban intercambiaban miraditas de complicidad.

Cuando llegaba a su casa, repetía inconsciente un ritual que, al vivir sola, nadie le había afeado. Antes de dormir empezaba con pequeñas succiones en su dedo índice mientras leía o veía televisión.  Y al acostarse, siempre del lado derecho, acomodaba el almohadón, apagaba la luz, cerraba los ojos y se metía el pulgar en la boca. Lo chupaba rítmicamente hasta que el sueño la devolvía a su infancia de nuevo, y amanecía sollozando y convencida de que aún la mecían, entre canturreos, los brazos de su madre.

Chupándose el dedo - ilustración digital






No hay comentarios:

Publicar un comentario