Bien ve ni dooooooooooossssssssssssss

Bienvenidos a mi blog a todos aquellos que anhelaron con impaciencia leerme alguna vez, seguir leyéndome si ya lo hicieron antes, alguno de mis dibujos o piruetas mentales (yo les llamaría "derrames"). Todas las imágenes y los textos del blog son de mi única y absoluta autoría (cuando no lo sea aviso)... y para disfrute de quien sepa apreciarlo :-D

(Para quienes sólo quieran ver mis obras pictóricas, las encontraréis aquí http://raultamaritmartinez.blogspot.com.es/ )


viernes, 11 de noviembre de 2016

Ceguera parcial

César estaba ciego. O él creía que lo estaba.

Ningún informe médico lo corroboraba, sin embargo él aseguraba que no veía nada. Nada, excepto las imágenes reflejadas en los charcos, en el agua que cubría las superficies horizontales. Ni siquiera las imágenes que los espejos mostraban conseguían excitar sus bastoncillos, las células más anárquicas de todo su cuerpo.

Tras la lluvia, recorría las calles y los parques empapándose de las imágenes del mundo que se proyectaban en el suelo, como en una pantalla de cine.

En esas placas acuosas conoció a su mujer. Le enamoró su sonrisa, sus ojos fluctuando en ondas de seda. En esas superficies plateadas aprendió a leer con letras inversas. Y cuando la angustia de su aislamiento visual le superaba, era en el agua mansa de un estanque, de noche, donde su corazón normalizaba sus latidos, contemplando las luces de la ciudad sumergida, las farolas y semáforos que se hundían, los brillos ahogados en la superficie del agua. Eran para César, la manera de ver el espectáculo del cosmos, la contemplación aproximada de las estrellas, de la luna. La manera de sentirse vivo hasta el llanto, de quererse un poco hasta su muerte.

Incandescencia en la noche - fotografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario